BUSCADOR

Día Mundial del Agua

El pasado 22 de marzo se conmemoró esta fecha especial que busca generar conciencia sobre los problemas relacionados con este recurso. Desde IRAM integramos el Comité de ISO que trata el suministro de agua potable y sistemas de aguas residuales, colaborando con el desarrollo de normas que favorezcan un uso más eficiente.

 

04/04/2019

La creación de un día internacional dedicado al agua fue recomendado durante la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo (CNUMAD) de 1992 en Río de Janeiro. Así, la Asamblea General de las Naciones Unidas designó el 22 de marzo de 1993 como el primer Día Mundial del Agua.

Sin dudas, este recurso constituye nuestra fuerza vital y es uno de los más preciados a nivel global. Las sequías, las inundaciones y la contaminación del agua ejercen presión sobre su suministro mundial, e incluso se prevé que la demanda aumente en un 55% para el año 2050. Es por eso que esta fecha especial llama la atención sobre la necesidad de explorar soluciones para satisfacer esa demanda, abordando los desafíos relacionados que enfrentamos hoy.

Como contribución a este tema, la Organización Internacional de Normalización (ISO) ha desarrollado más de 1.200 normas vinculadas, que brindan soluciones prácticas para muchos de estos desafíos, y contribuyen directamente al Objetivo de Desarrollo Sostenible n°6 de las Naciones Unidas: agua limpia y saneamiento para todos. Desde IRAM integramos el Comité de ISO que trata el suministro de agua potable y sistemas de aguas residuales, colaborando con el desarrollo de documentos que favorezcan un uso más eficiente de este recurso y permitan una correcta gestión de los servicios relacionados.

Así, por ejemplo, la reutilización del agua puede proporcionar recursos hídricos esenciales donde más se necesitan. Considerando que el 80% de las aguas residuales globales que regresan al ecosistema no son tratadas o reutilizadas, el potencial es enorme. Para abordar el problema, ISO ha desarrollado una serie de normas para un uso más eficiente del agua, incluidas dos series de normas internacionales sobre aguas residuales. La ISO 24516 proporciona pautas para la gestión de redes de aguas residuales, mientras que la ISO 16075 apoya su uso en proyectos de riego. En el futuro, la ISO 24528 en vías de desarrollo establecerá las pautas para reducir la pérdida de agua en los sistemas de suministro urbano.

Desde ya, las organizaciones de todo tipo, no solo las relacionadas con el riego o los servicios públicos, pueden desempeñar un papel en la gestión de este valioso recurso. A este respecto, la ISO 14046 proporciona una técnica de evaluación consistente para monitorear la huella hídrica de una organización, mientras que la futura ISO 24526 establecerá los requisitos básicos sobre cómo usar el agua de manera más eficiente. Además, se acaba de formar un nuevo comité de proyectos, encargado del desarrollo de normas para el etiquetado de productos que ahorran agua.

Todos aquellos interesados en conocer más sobre estos temas, contactarse con nuestra especialista, Lic. María Aurora Agulló magullo@iram.org.ar