BUSCADOR

Coronel Darío Dal Santo: “Certificar significa dar un salto de calidad”

El Batallón Apoyo de Inteligencia del Ejército Argentino logró alcanzar la certificación de la norma IRAM-ISO 29990 “Servicios de aprendizaje para la educación y formación no formal”. Dialogamos con el Jefe del Batallón acerca de la mejora percibida en la planificación, ejecución y evaluación de sus capacitaciones.

-¿Cómo surgió inicialmente la idea de comenzar a trabajar para adecuar sus procesos a los requisitos de la norma ISO 29990?

-En nuestra Unidad, el Batallón Apoyo de Inteligencia del Ejército Argentino, dictamos cursos desde hace más de 20 años normalizados en base a Reglamentos Militares y a la experiencia obtenida mediante la realización de actividades operacionales durante muchos años. Si bien estas normas (basadas en nuestros reglamentos) son muy estrictas, las mismas son de carácter interno a la fuerza. A partir de ahí surge la idea de darle a este tipo de instrucción un “salto de calidad”, certificando los cursos bajo un esquema internacional como el de ISO. Para ello, recurrimos al Instituto Argentino de Normalización y Certificación (IRAM) quien representa normas ISO en Argentina. Iniciamos entonces el proceso de adaptación de las normas militares al lenguaje requerido por la norma ISO 29990:2013.

 

-¿Qué procesos entienden que mejoraron sus resultados?

-El proceso de capacitación en “Seguridad a Personas Muy Importantes” fue mejorado en su totalidad. El planeamiento de los cursos, la organización, la ejecución y la evaluación que retroalimenta al mismo, fueron procesos que mejoraron y optimizaron el resultado integral ya sea de los educandos como de los instructores.

 

-¿Consideran que la certificación de esta norma les permitió optimizar determinados índices de su interés? ¿Cuáles?

-Sí, y en forma significativa, principalmente en la retroalimentación de la educación e instrucción no solo con los educandos y educadores sino con los usuarios del servicio, que comprende a todas las unidades de inteligencia del país y al Ejército Argentino en su conjunto.

 

-¿Cuáles fueron las capacitaciones que tuvieron que incorporar de cara al personal?

-En primer lugar, interpretar la norma y adaptarla no solo en la terminología, sino en los procesos para poder cumplir con las exigencias de la misma. Fue de óptima ayuda contar con los consultores externos Antonella Graciotti y Manuel Di Marco, lo cual nos permitió capacitarnos a nivel organización en los requisitos de norma.

 

-¿Qué significa certificar para una organización como el Ejército Argentino?

-Como fue expresado anteriormente, significa dar un “salto de calidad”, una estandarización del proceso educativo a lo largo del tiempo.

 

-¿Tienen pensado asumir nuevos desafíos en materia de certificación? En ese caso, ¿cuáles son los pasos que se proponen seguir?

-Sí, la inmejorable experiencia de certificar nuestros procesos educativos y habernos adentrado en su implementación nos incentiva a tomar nuevos desafíos en otras áreas como ser la implantación de la norma 27001:2015 Técnicas de Seguridad - Sistemas de Gestión de la Seguridad de la Información.

 

-¿Qué valor agregado consideran que aporta la marca IRAM?

-IRAM representa una histórica institución que en nuestro país, desde 1935, normaliza procesos en diversas áreas. Contar con la marca IRAM potencia las Unidades de Inteligencia, ya que es el único elemento en todas las Fuerzas Armadas que ha implementado esta norma. Además, es conveniente mencionar la alta calidad del personal no solo externo sino de los auditores IRAM, quienes enriquecieron el trabajo conjunto en todo lo relacionado con la capacitación.